Contrato arrendamiento dos arrendatarios uno desiste

Acogedor para los inquilinos: configurar los pagos automáticos del alquiler

Una de las cuestiones que más preocupa a la hora de alquilar una vivienda, ya sea desde el punto de vista del propietario o del inquilino, es cómo afrontar una situación en la que el inquilino decide unilateralmente rescindir el contrato de alquiler antes de tiempo. Es decir, cuando el inquilino decide desalojar el inmueble y, por tanto, deja de pagar la renta acordada, antes de que finalice el plazo de alquiler pactado.

Ni que decir tiene que surgen conflictos de intereses ante este tipo de situaciones en las que, por un lado, el inquilino decide rescindir el contrato de forma anticipada y unilateral (como explicaremos más adelante, no existe obligación de justificar la rescisión del contrato, sólo es necesario cumplir con una serie de requisitos establecidos por la ley), y por otro lado, el arrendador se enfrenta a unas perspectivas de ingresos dificultadas hasta la finalización del plazo del contrato.

En este blog exploraremos cómo la normativa española contempla este tipo de situaciones, los derechos que tienen tanto el inquilino como el arrendador y, en su caso, qué indemnización podría reclamar el arrendador si el inquilino opta unilateralmente por la resolución anticipada del contrato de arrendamiento.

Significado de la rescisión del contrato de alquiler

El contrato de alquiler es un contrato entre el arrendatario y el arrendador. Una vez que lo ha firmado, no existe un periodo de «reflexión». Es importante entender lo que se acepta cuando se firma un contrato de alquiler.

Tanto el arrendador como el inquilino pueden solicitar que se incluyan determinadas condiciones en el contrato de alquiler. Por ejemplo, un proveedor de alquiler puede incluir una condición que diga que no se permite fumar dentro de la propiedad.

Un proveedor de alquiler o un inquilino no pueden aceptar ninguna condición que no esté de acuerdo con la Ley de Arrendamientos Residenciales o con el contrato de alquiler estándar. Esto no será válido. Por ejemplo, el arrendador no puede incluir una cláusula que diga que inspeccionará la vivienda cada mes.

Si la vivienda alquilada no cumple las normas mínimas, los inquilinos pueden rescindir el contrato de alquiler antes de mudarse. Los inquilinos también pueden solicitar una reparación urgente para que la vivienda de alquiler cumpla las normas mínimas en cualquier momento después de mudarse.

Quickbooks para empresas de administración de propiedades

Cuando un inquilino firma un contrato de alquiler, suele tener la intención de quedarse en la vivienda hasta que el contrato termine. Sin embargo, la vida es imprevisible y un inquilino puede decidir que lo mejor que puede hacer es rescindir el contrato.

Un contrato de arrendamiento, también conocido como contrato de alquiler de Manitoba o contrato de arrendamiento de Manitoba, es un acuerdo contractual entre un propietario y un inquilino. Establece los derechos y responsabilidades de ambas partes. Puede ser por escrito, oral o incluso implícito y debe cumplir con las leyes de propietarios e inquilinos de Manitoba.

En Winnipeg existen dos tipos de contratos de arrendamiento en Manitoba: el arrendamiento periódico y el arrendamiento de duración determinada. El arrendamiento periódico es de corta duración y suele ser semanal o mensual. El periodo de pago comienza el día en que vence el alquiler y termina el día en que vence el siguiente.

Supongamos que usted proporciona un ascensor como servicio. Si deja de prestar ese servicio y hay un inquilino que no puede utilizar las escaleras, el inquilino puede romper el contrato. El inquilino puede solicitarlo a la Oficina de Arrendamientos Residenciales de Winnipeg, alegando la inhabitabilidad de la vivienda.

Los mejores productos para su propiedad de alquiler | fácil de comprar y usar

De acuerdo con la CPA, el inquilino tiene derecho a rescindir el contrato de alquiler con un preaviso de 20 días hábiles. Pero -y este es un gran pero- esto no significa que el inquilino pueda marcharse sin penalización y podría haber algunas repercusiones financieras en forma de tasa de cancelación, el coste de la publicidad, así como otros «costes razonables» si el propietario no puede conseguir un nuevo inquilino a corto plazo.

Guillaume Earle, abogado y director de Nakani Watts Incorporated, señala que el artículo 14 de la CPA permite la rescisión anticipada de un contrato de alquiler. «Sin embargo, es importante tener en cuenta que, en estas circunstancias, el propietario podría, en función de una serie de circunstancias (entre ellas, tener que hacer publicidad para buscar un nuevo inquilino), tener derecho a una pequeña tasa de cancelación que suele equivaler a un mes de alquiler».

Lo que es muy importante recordar es que el propietario no puede retener la fianza en lugar de la tasa de cancelación. El depósito es visto por muchos propietarios como una especie de tarjeta de «salida de la cárcel» y como tal creen que pueden retener el dinero por casi cualquier razón.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad